Sistema GRAF para la recolección de agua de lluvia

El agua se agota y es una realidad. La demanda de agua sobrepasa las reservas disponibles y los acuíferos subterráneos se secan, esto por no hablar de las consecuencias ambientales como la desertización, la salinización de pozos en el Mediterráneo, los problemas de abastecimiento, etc. Simplemente, es una cuestión de tomar conciencia y renovar nuestro compromiso con el planeta, esto por no decir que además nuestros bolsillos se alegrarán si el consumo decrece pues los tratamientos de potabilización, desalinización y transporte aumentan día a día repercutiendo en el coste final del agua.

La ecuación es sencilla, con un chubasco de 30 L/m2 y una superficie de recogida de 150 m2 se obtiene una reserva de 4.500 L de agua gratuita de gran calidad totalmente disponible para satisfacer hasta la demanda de agua de una vivienda, estimada en 150L por persona/día. La misma puede ser utilizada en cualquier actividad que no requiera de agua potable, como el lavado de ropa, el riego del jardín, el lavaplatos, la higiene personal o para cocinar. Así, hasta un 50% del agua de una casa puede ser reemplazada por el agua pluvial.

Ahora bien, muchos reniegan de este sistema porque creen que se trata de algo complicado que los obligará a grandes reformas en la vivienda. Lo cierto es que se trata de un mito, veamos sino como funcionan los sistemas GRAF.

La empresa alemana ha desarrollado un sencillo sistema que recolecta el agua de lluvia en el tejado o la terraza utilizando canales y canalizando por las bajantes. Esta agua luego se filtra y pasa al interior de un tanque, desde donde se distribuye a las diferentes salidas de agua de la vivienda. Los tanques aseguran una perfecta conservación del agua pues han sido fabricados por inyección de polietileno de alta densidad.

Vía: Construible