Shweeb, pedaleando hacía el futuro en un monoraíl

Lo último en vehículos dementes para chalados en busca de saltos vertiginosos de adrenalina se llama Shweeb, y aunque es más propio de un parque de aventura, junto a las montañas rusas, bien podría ser una alternativa al transporte individual en cascos urbanos, surcando el cielo en una cabina aerodinámica y presurizada.

Volvamos a la realidad. Existe, no es un concepto, incluso puedes probarlo si estás de paso en Nueva Zelanda. El sistema es bastante sencillo de entender ya que se trata de capsulas provistas de pedales colgando de un monoraíl. Cuánto más rápido pedalees más rápido correrás… hasta irás como una bala ya que puede alcanzar velocidades de 90km/h. ¿Quieres retar a un amiguete y pegaros una carrera en el Shweeb?

Yo sí, ¿alguien me leva a Nueva Zelanda? Pero no hace falta irse hasta ahí para ver cómo funciona, de hecho os he dejado un par de vídeos después para que veáis cómo funciona, lo rápido que va, y lo divertido que ha de ser, con ángulos a 60 grados, giros inesperados y curvas rápidas… hasta las vacas del campo de al lado se quedan boquiabiertas. Lo mejor de todo es que esos vehículos son ecológicos y podrían usarse como transporte urbano, colgado por encima de las edificios y rascacielos, o para unir varios pueblos en los Alpes… aunque para las cuestas, tela.

Más información | Shweeb