Lámpara LED interactiva

Basta un simple chasquido para que esta lámpara nos obedezca como si fuéramos jeques árabes… Es eso o algo similar pues esta luminaria ha sido diseñada para funcionar mediante el tacto.

Diseñada por Sam Gensburg, se trata de una lámpara interactiva que funciona siguiendo precisas instrucciones comandadas con la mano. Así es como sólo hay que tocar la superficie esférica para proceder a los cambios.

Dos dedos sobre ella y la lámpara Filetta se encenderá o apagará. O bien podéis mover un dedo por la superficie para que la luz siga a la mano. A la hora de reducir o espandir el tamaño de la luz, hay que unir o separar dos dedos sobre la superficie mientras que si queréis bajar la intensidad de la bombilla sólo hay que mover dos dedos hacia abajo.

La lámpara es como una de las clásicas pantallas interactivas que podemos encontrar en el mercado y ofrece un juego de magia en los dedos. Además es ecológica dado que utiliza la tecnología LED.

Si os gusta, podéis conseguirla por un precio que oscila entre los 1.000 y 1.500 dólares.