Grifos HansaCanyon, con sensor de temperatura

La historia se repite en todas las familias del mundo. Te apresuras a abrir el grifo del lavabo o del baño y de pronto… ¡Ay! El agua te quema y la piel se pone colorada como un tomate. ¡Que dolor! Vale, nos han enseñado que es más efectivo probar el agua antes pero… ¿quién se acuerda de hacerlo cuando está apurado en las mañanas?

HansaCanyon entonces se ha apresurado a brindar una solución efectiva y bastante sencilla para este problema cotidiano. No es la primera vez que oímos hablar de la intervención de unas cuantas luces de colores para enseñar la temperatura del agua y este fabricante ha apelado a esa técnica. Precisamente, ha diseñado una serie de grifos provistos de luces LED que cambian de color de acuerdo a la temperatura del líquido.

El azul es para el agua fría, el rosa para la temperatura media y el rojo, por supuesto, para el agua caliente. La compañía alemana no se ha esmerado con la idea, ya la hemos visto anteriormente en otros modelos como el de Color Shower, pero lo cierto es que estos tíos han logrado un diseño que además de efectivo es muy sofisticado y minimalista, bastante acorde con muchas viviendas de hoy en día que apelan a las líneas simétricas. Creo que estos grifos le ganarán mercado a muchos otros fabricantes que han pensado en el mismo concepto pero han diseñado unos grifos bastante más básicos y burdos.

VĂ­a: Inhabitat