BituBlock, hormigón sostenible a base de residuos

Cada día son más los productos para el hogar que intentan ser amistosos para con el medio ambiente. Pero ¿Qué tal si se comenzara esa “amistad” desde la misma construcción de la casa? Sí, es que gracias a John Forth de la Universidad de Leeds, ahora los edificios podrán alzarse utilizando hormigón sostenible fabricado a base de desechos.

Olvídate de los preconceptos ya que no vivirás en un basurero ni tendrás que soportar olores nauseabundos. Es que esta gente ha dedicado horas y horas de estudios y pruebas para lograr este producto al que llamaron BituBlock. Así, estos bloques ahorran recursos y reducen las emisiones dado que sustituyen al hormigón hasta ahora conocido cuya producción genera el 7% de las emisiones globales de CO2.

De este modo, el BituBlock es, además, alrededor de seis veces más fuerte que los bloques de concreto comunes dado que se fabrica a base de residuos tales como vidrio, metal, lodo residual, cenizas de incinerador y bitu o betún… un aglutinante pegajoso utilizado para pavimentar las calles o carreteras. Así, una vez que se unen todos los materiales, se procede a introducirlos y compactarlos en un molde que es expuesto a altas temperaturas para que, de esta forma, el betún se derrita y luego, se endurezca… ¡Y listos para ser utilizados en la construcción!

De momento el BituBlock no se comercializa, pero según sus investigadores y creadores, se supone que en un lapso no superior a los 3 o 5 años, estos ladrillos de hormigón ecológico podrían llegar a lanzarse en el mercado. Pero claro que eso no es todo, ya que el mismo equipo se encuentra en pleno desarrollo de los VegeBlocks, utilizando como materia prima al aceite vegetal.

Vía: Inhabitat